Compartir:

La pasión es lo primero que nos impulsa a hacer nuestro trabajo y por eso, pocas horas después de haber entrado en contacto con el iPhone X, quisimos probar la cámara nocturna y el estabilizador óptico dual del nuevo smartphone de Apple. Para hacer esto, utiliazamos un Galaxy S8, su rival más cercano, el competidor de teléfonos inteligentes más cercano al iPhone X. iPhone X vs S8 en fotografía nocturna.

Las condiciones de la prueba son las condiciones de rodaje nocturno y que empezamos a realizar alrededor de las 17.30 horas y que terminaron alrededor de las 20 horas en diferentes situaciones de luz y en general con escenas difíciles. Como en la actualidad es raro encontrar defectos reales en fotos diurnas y condiciones de iluminación perfectas lo ideal para comparar dos cámaras es someterlas a condiciones de luz “difíciles”. Por la noche, por otra parte, nos damos cuenta de la diferente gestión de los sensores y del trabajo del algoritmo de software ya que de eso va a depender si el smartphone en cuestión va a interpretar la escena mejor o peor.

Antes de comentar esta primera serie de fotos, lo que inmediatamente notamos es que la representación de las fotos en la pantalla de los dos teléfonos es completamente diferente. Inicialmente pensamos que era una cuestión de calibración del color y de la pantalla, pero, en realidad, parece que las fotos se toman en dos situaciones de luz completamente diferentes.

Confiados en que al llegar al PC iba a notar una diferencia muy pequeña, no cupo otra opción que aceptarlo . Mientras que el Galaxy S8 no sólo hace que las fotos tengan un aspecto más brillante, los colores del iPhone X son los que nos dejaron atónitos. En la práctica, no hay una sola foto que tenga una reproducción cromática real comparada con la escena fotografiada con el nuevo iPhone. En particular, el cielo del iPhone X ha tomado un color totalmente diferente de la situación real fotografiada. Esto se hace aún más evidente cuando ves fotos en la pantalla del teléfono.

iPhone X vs S8, crepúsculo

Además, el iPhone ha “aplanado” el color de la escena eliminando el componente “amarillo” y haciendo que las fotos sean cromáticamente menos calientes. A todo esto se une que la foto más cercana a las condiciones reales del momento, es precisamente la del Galaxy S8.

iPhone X vs Galaxy S8, foto nocturna
iPhone X vs Galaxy S8, foto nocturna

En cambio,en las fotografías de arriba, es el iPhone X el que “amarillea” la escena demasiado, haciendo que los colores sean demasiado cálidos y menos cercanos a las condiciones reales. El Galaxy S8 en general lo hace mejor reproduciendo un rango cromático en línea con lo que nuestros ojos han visto.

iPhone X vs Galaxy S8, foto nocturna
Galaxy S8 a la izquierda y iPhone X a la derecha

Si nos acercamos un poco a la foto e intentamos ver cual de los smartphones hacen mejor su trabajo en cuanto al detalle captado de la imagen la respuesta es la misma, Galaxy S8.

En esta serie de tomas, no del todo bonitas, pero deliberadamente hechas en condiciones muy difíciles con farolas y por la noche, nos damos cuenta en general de una mezcla de todo lo que he analizado anteriormente. El iPhone X es generalmente demasiado amarillo y va a perder algunos detalles en el cielo. Hay que tener en cuenta que la noche fue clara con sólo nubes sobre la luna. De esto último te das cuenta en el Galaxy S8. Por el contrario, en el iPhone X casi parece una noche nublada. Sólo el cielo demasiado azul en la primera serie, se vuelve demasiado gris en las tomas realizadas con el iPhone X.

iPhone X vs S8, nocturnas 100%

Incluso la calle peatonal es definitivamente demasiado amarilla con un error cromático dominante en comparación con la escena fotografiada. Es decir, el iPhone X tiene un problema con los colores amarillos en sus escenas, cuando los hay los elimina, cuando no los hay lo introduce en la toma.

iPhone X vs S8, luz artificial

Terminamos con una copa en una mesa de mármol blanco en la que vemos como, de nuevo, el iPhone X se vuelve amarillear de nuevo la escena. Y, finalmente, si nos fijamos con detalle en las tomas realizadas con ambos terminales vemos como el iPhone X vuelve a perder detalle de la misma.

iPhone X vs S8, conclusiones

La conclusión está clara y es que el Galaxy S8 gana en todos los contextos tanto por fidelidad cromática, detalle y resolución. Si es cierto que Samsung ha mejorado el algoritmo de software de su smartphone en 8 meses, es igualmente cierto que el iPhone X tiene no menos de 2 sensores y 2 estabilizadores ópticos. Si la gama de colores tiende a ser editable con futuras actualizaciones, la resolución y los detalles no pensamos que fueran tan deficientes en el terminal de Apple.

Te recomendamos:

Déjanos tu opinión: