ZTE Blade S6, análisis a fondo

ZTE Blade S6, análisis a fondo

ZTE se propuso como meta para este 2015 expandirse y que su marca fuese reconocida de manera global. Si ponemos como ejemplo el ZTE Blade S6 entenderás que no lo están haciendo del todo mal. Quédate con nosotros hasta el final del análisis y lo comprenderás perfectamente.

Caja del ZTE Blade S6
Caja del ZTE Blade S6

Diseño del ZTE Blade S6

Antes de nada, hay que recalcar que nos encontramos con un terminal de gama media, con lo cual hay que establecer los parámetros en esos límites.

A primera vista nos puede parecer que la carcasa es metálica, pero no, en realidad la carcasa del ZTE Blade S6 es de policarbonato pintado, un plástico resultón que da el pego, pero plástico a fin de cuentas.

Unboxing del ZTE Blade S6
Unboxing del ZTE Blade S6

El diseño es sencillo pero elegante, la proporción cuerpo-pantalla está bastante bien, haciendo que el manejo sea cómodo. Los márgenes laterales son finos pero posee unos marcos horizontales lo suficientemente anchos.

A primera vista encontramos el típico botón central, que se usa como «Home» en los terminales Android (para poneros un ejemplo básico). En los bordes superiores están situados tanto los altavoces, como la cámara y el LED que nos informa de las notificaciones.

Los botones me han parecido algo blanditos, pero quizá es porque estoy acostumbrado a otros terminales. En cuanto a los laterales, hay que aclarar que los botones están casi escondidos, y lo digo literalmente, porque sólo se hacen completamente visibles cuando utilizamos la retroalimentación LED.

En cuanto a la parte trasera, nos encontramos que está menos trabajada; resulta algo sosa y genérica, al menos en comparación con la frontal. Aquí nos encontramos la cámara trasera con su correspondiente flash LED y el altavoz trasero. Nada del otro mundo.

Características del ZTE Blade S6

Nos encontramos con un procesador Qualcomm Snapdragon 615, un procesador fiable que para estar en un móvil de gama media cumple perfectamente. Tiene 2 GB de RAM, lo cual, junto al procesador nos asegura poder correr las aplicaciones y los juegos de manera fluida y sin problemas. Tiene 16 GB de memoria interna (ampliable hasta 64GB), que si bien no es mucha capacidad, no nos dejará a medias.

ZTE Blade S6 durante el proceso de arranque
ZTE Blade S6 durante el proceso de arranque

La batería es ión de litio y 2.400 miliamperios, que le proporciona al teléfono un día de vida si no lo utilizamos de manera excesiva. Después de cuatro días en StandBy logró mantener el 50% de carga. Con aplicaciones abiertas en segundo plano y teniendo el terminal trabajando dura cuatro horas (con pantalla encendida). Tarda una media de cinco horas en cargarse.

Cámara del ZTE Blade S6

Hemos hecho varias fotos y por lo general no hay problema siempre que el ambiente esté bien iluminado. No tarda nada en iniciar el proceso de utilizar la cámara, cosa que en otros dispositivos es bastante exasperante. Podríamos decir que «se desenfunda rápido».

Cuenta con varios modos, como ya es habitual (normal, auto, panorámico, belleza, sonrisa…) y sus objetivos son de 13 megapíxeles en la trasera y 5 en la frontal.

Precio del ZTE Blade S6 y conclusión

El precio actual del ZTE Blade S6 es de 200 euros, a no ser que encontréis las típicas rebajas y demás. Vistos los materiales y el hardware el teléfono está muy bien. Se maneja de manera cómoda, es rápido y en cuanto al estilo no está nada mal.

Es un smartphone que cumple con lo que promete y se sitúa muy bien si le establecemos los valores acordes a un terminal de gama media. Peca un poco en detalles menores como el plástico y que la cámara no es la bomba en ambientes con poca luz.

ZTE Blade S6 un smartphone estupendo para nuestros bolsillos
ZTE Blade S6 un smartphone estupendo para nuestros bolsillos

Así que en un resumen, se podría decir que consigue un Notable en aspectos como el diseño, la batería y la rapidez, pero decae un poco si somos unos amantes de la fotografía y queremos altísimas resoluciones de pantalla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.