Microsoft

Los empleados de Microsoft protestan contra un contrato militar

Después de Google, ahora es el turno de los empleados de Microsoft para protestar contra el contrato de la JEDI, que obligaría a la empresa al Pentágono.

Hace apenas unos días, Google anunció que había renunciando a un contrato potencial de 10.000 millones de dólares con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. En efecto, se trataría del contrato de la JEDI, “Joint Enterprise Defense Infrastructure”, comienza con una licitación cuyo objetivo es colaborar con una empresa en torno a los datos que se van a subir a la nube. Así, la empresa había declarado: “No presentamos propuestas para el acuerdo de la JEDI porque no podíamos estar seguros de que se ajustara a nuestros principios de inteligencia artificial”.

Cuando la empresa se retiró, el campo estaba despejado para sus competidores Microsoft y Amazon.

Microsoft ayudando a matar más y mejor gracias a su inteligencia artificial…

Sin embargo, parece que los empleados de Microsoft están de acuerdo con Google y sus empleados. De hecho, una publicación de Medium indica que este proyecto con el Pentágono aún no ha cumplido con sus principios sobre inteligencia artificial, que considera que debe ser “justo, fiable, seguro, privado e inofensivo, inclusivo, transparente y responsable”.

Las empresas tenían hasta el 12 de octubre para presentar su solicitud, el contrato debería durar unos diez años. Por su parte, el Ministerio de Defensa admitió que el programa fue creado para “aumentar la letalidad de su departamento”. De hecho, la empresa ganadora de la licitación trabajará directamente en este proyecto y el objetivo está bastante claro…matar más y mejor.

En un primer momento Google había acordado colaborar con el Pentágono en un proyecto relativo a una tecnología de reconocimiento de imágenes UAV. Cuando esta asociación se hizo pública, los empleados de la empresa se opusieron a ella hasta el punto de hacer retroceder a Sundar Pichai, presidente y director general de Google.

Hace unas semanas, también se reveló que Google estaba considerando dar marcha atrás en un contrato con China para el desarrollo de un nuevo motor de búsqueda. Bajo el nombre en clave de Dragonfly, este último sería perfectamente capaz de cumplir con la poderosa censura vigente en el país. Una vez más, algunos de los empleados no dudaron en discrepar. Sundar Pichai aclaró que el proyecto no se iba a desarrollar por ahora.

Queda por ver si Amazon, conocida por su experiencia en el sector de la nube, también se opone al proyecto.

Saludos desde lo más profundo de los bytes.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.