AMD APU Trinity

AMD APU Trinity, eficiencia puesta a prueba – Primera Parte

Escrito por:

AMD APU Trinity

Durante los últimos cuatro meses se han realizado distintas pruebas de la plataforma APU Trinity de AMD, la que ha sido puesta en tela de juicio en comparación con la arquitectura Ivy Bridge de Intel y sus modelos Core i3 ¿Qué tan conveniente son los A10 y A8?

Hasta ahora se ha sabido bastante sobre la plataforma de AMD bajo un enfoque poco convencional respecto de la arquitectura APU Trinity, quitando las posibilidades dentro del terreno los juegos y orientándonos directamente en el rendimiento en comparación a los precios, capacidad de overclock y performance general en ejecución de aplicaciones.

AMD dijo en su momento que no estaba particularmente orgulloso de lo conseguido a nivel de productividad y con la ejecución de aplicaciones en su plataforma, meses más tarde Piledrive demostró que era un 15% mejor que Bulldozer en aplicaciones con un mismo clock. El punto está en que sabíamos habría diferencias entre Trinity y Llano, que en ciertas situaciones uno sería más rápido que el otro, pero lo que intentamos dilucidar es el punto de equilibrio entre ambas.

Quienes deseen conocer cómo funciona Piledriver respecto de Bulldozer a un mismo clock, como afecta el ancho de banda de la memoria en el rendimiento de los gráficos y cuán efectiva es una solución gráfica dual entre una generación y otra, encontrarán información útil a continuación.

AMD hizo una gran cantidad de trabajo para mejorar el consumo de energía en espera en la plataforma Trinity en comparación a Llano. No obstante lo anterior, tenemos que decir con certeza que APU sigue consumiendo más que un Intel Core i3 que tiene un techo de 55W versus los 100W TDT del otro. La única salvación para la plataforma de AMD es trabajar con voltajes más bajos y mayores tasas de clock para decir si, en ese escenario, puede competir con un Intel que en las soluciones de entrada es mucho menos flexible.

Gracias a la información de precios de la que disponemos, pusimos a prueba la plataforma de AMD e Intel (Trinity e Intel Core i3) para ver quién brilla más cuando se cambien los voltajes y altera el reloj.

Las pruebas hechas en el A10-5800K demostraron que se podía trabajar a un voltaje constante de 1.275V sin que la plataforma se colgara durante pruebas de rendimiento hechas a lo largo de varias horas. Las características de ahorro de voltaje se mantuvieron habilitadas durante todo el tiempo, con lo que se consiguió bajar un poco el consumo, aunque el procesador fue el protagonista.

Durante las pruebas de overclocking se consiguió que el AMD A8-3870K mejorará ostensiblemente al optimizar el funcionamiento de las gráficas provistas por la Radeon HD 7660D desde los 800 MHz hasta los 1083 MHz gracias a la utilización de la aplicación OverDrive de la propia compañía, aunque configurando previamente los voltajes en 1.275V. Desde ese punto el procesador fue capaz de llegar hasta los 4.4 GHz en 1.5V.

El trabajo con el procesador A10-5800K se mantuvo estable en 4.5GHz trabajando con los cuatro núcleos a plena carga. Durante las pruebas se notó que todo salió bien hasta que el procesador comercio a trabajar sobre los 70 °C, momento en que de inmediato bajo su rendimiento a 1.4GHz (núcleos). Es así como descubrimos podríamos llegar a trabajar de forma estable con 4.4GHz en todos los núcleos sin que hubiera problemas en el sistema.

Durante las pruebas de trabajo se notó que la tarjeta madre MSI FM2-A85XA-G65 comenzó a forzar la baja del multiplicador del procesador a pesar de que se había configurado de forma contraria en OverDrive y UEFI, por lo que no se pudo aumentar a 4.6GHz y 4.7GHz como se quería. Sin saber concretamente a que se debe este mecanismo de protección, es posible atribuirlo al monitor térmico de AMD para que las APU no superen un determinado nivel, el cual en placas madres MSI parece tener un control independiente.

Durante las pruebas de administración de energía, la plataforma de AMD terminó siendo vapuleada por Intel. Si bien es cierto Trinity funciona mejor que Llano en la administración de energía en espera, el techo de 100W es un problema considerando que su competencia funciona igual pero a 55W.

Cuando se overclokeo el A10-5800K y se modificó la configuración de valores de voltaje junto con un procesador Core i3-3225 se pudo hacer algunas observaciones. Los 50W de consumo entre uno y otro sistema cuando se cambia el funcionamiento del procesador y se bajan los voltajes del A10, provoca un salto mayor al 43% del consumo total, por lo que nos preguntamos si el rendimiento se afectará proporcionalmente. En segundo lugar, notamos como el proceso de fabricación de Intel se ve beneficiado con un diseño térmico de poder más bajo, donde el consumo llega como máximo a 80W.

El uso de energía de un procesador AMD A10-5800K oveclokeado llegó a 155W, lo que significa un aumento de 33W por sobre los valores promedio del mismo procesador en configuraciones nominales. Cuando se disminuyeron los voltajes de la APU a 1.275V se redujo el consumo en 14.3W promedio. No obstante lo anterior, fue imposible conseguir el mismo consumo que un Core i3-3225 que llegó como máximo a 80W.

Cuando se ejecutaron aplicaciones para verificar la performance cada uno de los sistemas analizados, la diferencia entre uno y otro fue de menos de seis minutos. Ciertamente esta diferencia no se percibe con claridad cuando se realizan tareas exigentes, pues seis minutos realmente no es demasiado, sin embargo, los mayores percances se sufren en cuanto se intenta jugar en la velocidad de los fotogramas a resoluciones de 1920×1080.

Sacamos la cuenta del el uso de energía que tiene el AMD A10-5800K respecto de su par Intel y descubrimos que ocupa casi dos veces la energía de este último para realizar el mismo trabajo. Esta conclusión no sólo es importante en términos de consumo sino también en lo que necesita una arquitectura APU para trabajar de forma óptima en términos de aplicaciones 3D, pues el enfriamiento que necesitará será mayor al de una arquitectura provista por Intel.

3 comentarios

  1. Excelente articulo, las cosas serian diferentes si amd usara la tecnología de 22 nanómetros, pero aun falta ver la diferencia en precios.

    Saludos.

  2. Creo que para ser más justos, se debería haber comparado el modelo APU A10-5700, que tiene un TDP de 65W y tambien haber hecho una comparativa de rendimiento y precio.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.